Todos los Caminos Conducen a una Ciudad Sitiada es el primer escenario de la campaña de Alarico en la expansión Age of Empires II: The Forgotten. Este escenario consta de diferentes objetivos que se detallan a continuación.

"Aún me despiertan en las noches los fuertes escalofríos causados por la misma vieja pesadilla. Espadas que chocan y cuerpos desplomándose inánimes. Incluso tras abrir mis ojos continúo viendo caer esa lluvia de flechas, sintiendo el calor de las llamas que consumen nuestras tiendas de campaña, el ruido de los galopes y ese hediendo olor a muerte. Mis tres hermanos dieron sus vidas defendiendo a nuestras tribu de las incursiones de los hunos. Para aliviar mi angustia, solía aferrarme a Alarico durante esas madrugadas; recorría con mis dedos una a una sus cicatrices, recordando cada sacrificio que había hecho por su gente. Lo amaba profundamente: el era mi marido y mi rey. Nunca antes los godos habíamos sido liderados por un hombre de tal grandeza. Tras haber sido invadidos por los hunos, Alarico abandonó nuestra tribu para unirse al ejército romano. Como tantos de nuestros jóvenes, sólo buscaba venganza. Gracias a su excepcional fortaleza y astucia, no tardó en ganar fama y respeto, y al poco tiempo le habían encomendado centurias a su cargo. Peor los romanos son maestros en el arte de la traición... Alarico comenzó a entender que las recompensas en oro y tierras que el Imperio le había prometido para nuestro pueblo no se materializarían. Mientras él peleaba a miles de kilómetros en una guerra ajena, nuestra tribu erraba de un lugar a otro; ninguno al que llamar hogar. Aún hoy flamean vívidas en mi memoria las miles de fogatas que intentaban hacer frente a la oscuridad de aquellas noches de campamento. A su regreso, el ánimo de mi marido no era el mismo. Ya no hablaba y no hacía más que contemplar la lumbre como a la espera de que, milagrosamente, de ella brotara su tan ansiada respuesta. Pero un día, aquel día, todo cambio. Entro precipitadamente a nuestro campamento, me tomo en sus brazos, me besó como nunca antes y después... comenzó a reir. 'Estilicón...', me dijo, '¡Ha aceptado un trato!'. '¿El general romano?, respondí. '¿Acaso no se trata de aquél con el cuál has reñido todos estos años? ¿Por qué habría de pactar él contigo ahora?', continué. Me contestó con una enigmática sonrisa. 'A cada minuto se trama una nueva conspiración en Roma...pugnas por el poder', retomó la conversación. 'Pero nuestra gente necesita una tierra propia, aquí y ahora, en Tracia. Y para conseguirlo estoy dispuesto a cumplir un trato incluso con Estilicón; él está dispuesta a concedérnosla'. La noche se colmó entonces de música y alegría; ¡las renovadas ilusiones de un millar de campamentos godos: su rey había encontrado un nuevo hogar para ellos! Pero los complots con Roma oscilan como un péndulo hacia el origen con el mismo ímpetu. Así como se extinguían las ascuas de las fogatas de aquella noche feliz, también nuestras esperanzas: apenas unas pocas semanas después, llegaron hasta nuestro campamento, solicitando la ayuda de mi noble marido, unos cuantos refugiados. Eran niños, mujeres y ancianos; todos ellos heridos y aterrorizados y exhaustos por la huida. Trajeron consigo las malas nuevas: el Senado había asesinada a Estilicón tras descubrir lo que éste tramaba. También se resolvió eliminar a todo 'bárbaro' que encontraban en Roma y sus cercanías. Al llegar la mañana presencié cómo nuestros valientes guerreros dejaban el campamento, al igual que antes, para pelear por Roma; pero esta vez, contra los romanos.

Instrucciones

Condiciones de partida

Objetivos principales

  • Destruye las 3 torres de vigilancia para tomar el control del río.
  • Lleva a Alarico hasta el campamento godo que se encuentra hacia el sur.
  • Toma y mantén el control del Mercado que está al norte. Con eso conseguirás anular la última de las rutas comerciales romanas.
  • Debes repeler el ataque de las legiones romanas. No permitas que destruyan el mercado.

Objetivos secundarios

  • Busca más refugiados en las orillas orientales del río. Estarán más que dispuestos a incorporarse a tus filas.
  • Ayuda al refugiado a rescatar a sus compañeros soldados encerrados en la empalizada romana.
  • Saque el Monasterio destruyéndolo.

Pistas

  • No intentes entrar en Roma. Allí sólo te espera la muerte.
  • Un gran número de refugiados bárbaros se encuentran deambulando por los bosques de los alrededores de Roma. Explora exhaustivamente y puede que logres hacer nuevos amigos.
  • Los soldados legionarios son excepcionales combatientes. Acaba primero con ellos y no permitas que se acerquen a tus tropas.
  • El ejército de Roma debe su gran poderío a una excelente organización y disciplina. Sin embargo, éste perderá su espíritu de lucha si quitas del medio a sus centuriones.
  • Alarico no puede avanzar de edad.

Jugadores

Aliados

Enemigos

Estrategia

El jugador representa al ejército de Alarico y su campamento está en el este. En este escenario, no se debe intentar entrar en Roma, ya que es demasiado peligroso hacerlo, solo se debe cumplir los objetivos fuera de Roma. La primera tarea es destruir las tres torres de vigilancia romanas al sur del río.

Lo siguiente que debemos hacer es seguir hacia abajo y explorar toda la zona en busca de mas soldados para que se pongan a nuestro servicio, exploraremos toda la zona tanto en bosques como en las Casas. Luego de eso, seguiremos hacia arriba para encontrar a un soldado que nos indicará a un grupo de refugiados al norte para rescatarlos. Después de haber eliminado a todas las unidades de esa zona y haberlos rescatado, podremos comenzar a eliminar las torres.

Una torre está justo en la orilla este del río, mientras que las otras dos están en la costa oeste, lo que se requiere cruzar el río por el norte (NO el puente, sino a través de la pequeña isla al sur del puente). En el camino, aparte de las torres de vigilancia internas, el jugador también se encuentra con un Monasterio romano que, al destruirlo, el Monje civil estará a tu servicio. Deberás enfrentar resistencia por parte de las Legiones antes de que puedas destruir las dos torres de vigilancia occidentales. En el mod original Forgotten Empires , después de que las tres torres son destruidas, Alarico debe ser llevado al muelle civil en el lado occidental.

Después de destruir las torres, Alarico tiene que encontrarse con algunos soldados godos en el sur, y el jugador se hará cargo de todos ellos. Debes derrotar a las Legiones en la entrada del campamento godo y después de eso, llevar a Alarico al mercado civil en el noroeste del campamento, cuyo mercado será tomado por los godos. Las Legiones de Roma comenzarán a atacar el Mercado, y una vez que los invasores son derrotados, el escenario se gana.

"Nuestros guerreros regresaron al son de una marcha triunfal. Trajeron consigo muchas carretas repletas de oro, joyas y exquisitas especias, entre otras cosas. Pero lo más importante no era ninguno de estos tesoros; traían una promesa: el Senado romano había acordado convencer al emperador Honorio de que nos concedieran nuestras tan ansiadas tierras. Sin embargo entre los entusiasmados godos, se contaban también caras tristes: muchos hijos y maridos no habían llegado. Madres y esposas mantuvieron vigilia toda la noche, rogando por que sus allegados sólo hubieran quedado rezagados. Algunas esperaron días enteros, cada uno mas desolador que el anterior, en estoica guardia, llorando silenciosamente."

Curiosidades

  • Alarico en este escenario es en realidad la forma renombrada de la unidad de héroe de Teodorico el Godo
  • En el mod Forgotten Empires, el jugador inicialmente tiene una sola Arbalesta en el extremo norte del mapa, como una unidad de marcador de posición para evitar que el jugador sea prematuramente "derrotado" (similar al escenario de Crisol en la campaña de Genghis Khan).
  • El nombre del escenario es una referencia al dicho común "Todos los caminos conducen a Roma".
  • Este escenario es, cronológicamente, la más antigua de todo el juego.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.