FANDOM


Quetzalcóatl es el tercer escenario en la campaña de Moctezuma en Age of Empires II: The Conquerors. Este escenario lleva el nombre de la deidad nativa americana Quetzalcóatl, ya que los Aztecas se confundían con Cortés en su llegada al territorio azteca.

"Según el relato de Cuauhtémoc, guerrero jaguar de Tenochtitlán. Otro presagio. El lago que rodeaba la gran ciudad de Tenochtitlán se elevó, aunque no hacia viento, e hirvió como si le hubieran calentado. Espumó hasta que se abalanzó sobre las casas de la ciudad, arrastrándolas con el. Acompañé a nuestros dignatarios al encuentro con los recién llegados. Viajamos hasta la costa atravesando los territorios de nuestros enemigos tlaxcaltecas. Cuando salimos de la jungla, los extranjeros nos dieron la bienvenida, aunque mantenían sus armas al alcance. Les dije que eramos los aztecas, representantes del gran Moctezuma. Su jefe dijo que eran españoles y que se llamaba Cortés, aunque pareció complacerle que nos refiriéramos a él como Quetzalcóatl. No me parecieron dioses, aunque sus armaduras y animales parecían de otro mundo. Le ofrecimos a Cortés regalos del mejor algodón y penachos de plumas de pájaros, pero parecía mas interesados en los adornos de oro. Preguntó una y otra vez si había más oro en Tenochtitlán. Cortés ya se había adentrado en el territorio de los tlaxcaltecas. En un principio, hubo escaramuzas entre los tlaxcaltecas y los españoles. Pero cuando Cortés se enteró del tamaño de Tenochtitlán y del número de nuestros valientes guerreros aztecas, les propuso a los tlaxcaltecas una alianza para atacar a los aztecas."

Instrucciones

Condiciones de partida

Objetivos

  • Derrota a los tlaxcaltecas
    • Evita la derrota de los aliados aztecas en Tabasco.
    • Captura 20 caballos españoles y devuélvelos al Establo con banderas en el campamento azteca O BIEN, derrota a los españoles.

Pistas

  • En la espesura de la selva acechan los jaguares. Ten cuidado.
  • Tabasco, tu aliado, vive peligrosamente cerca de tus enemigos. Podrías salvarlos, pero no desesperes si acaban con ellos.
  • No mates a los caballos españoles, podrían servirte de ayuda.

Jugadores

Enemigos

Aliado

Estrategia

Empezaremos por recolectar alimento de las Granjas y comenzaremos una creación continua de aldeanos desde el centro urbano. Es imperativo que cerremos nuestra ciudad lo antes posible. Otro punto que requiere de nuestra atención inmediata es el oro: lo necesitaremos en exceso durante el transcurso de esta misión y las minas dentro de nuestras tierras son bastante escasas. Por ello, enviaremos aldeanos a trabajar en la mina de oro que se encuentra por detrás de la cadena montañosa ubicada en el centro del mapa. Debemos cerrar allí también los accesos para que nuestros mineros no sufran del ataque de los soldados enemigos. La siguiente cuestión a tratar es el poblado de Tabasco: debemos familiarizarnos con el hecho de que no podemos salvarlos. En lugar de gastar recursos en la formación de soldados que sirvan de refuerzo para defender una causa que esta perdida, aprovecharemos el valioso tiempo que nos brindan para levantar una sólida línea defensiva.

Con la caída de Tabasco se propone un opcional para derrotar a Cortes: la captura de veinte de sus caballos. El mejor acceso a su aldea para cumplir con este cometido es el que se encuentra más al sur. Si bien está protegido por unas murallas, es el más cercano a sus corrales y provee una fuga segura para las bestias de Cortes. El número de caballos es bastante limitado, por lo que debemos priorizar el sacrificar a nuestras unidades si eso implica poder mantener a los animales con vida.

Con los españoles en retirada, será turno de encargarse de los tlaxcaltecas. Construiremos un castillo en las cercanías de su ciudad y crearemos Arbalestas y armas de asedio para sitiarla (trebuchets o arietes de asedio). Con esto cumplido, la caída de nuestros enemigos prehispánicos estará lograda.

"Aunque los guerreros aztecas lucharon bien aquel día, las bestias que los españoles montaban en el combate y el ruido de sus armas de fuego atemorizaron a mis hombres. Aunque sobrevivimos al ataque, pensé que lo mejor era retirarse hacia Tenochtitlán y contarle al emperador Moctezuma todo lo que habíamos visto. No se si mi tío, Moctezuma, lo hizo por cobardía o simplemente intentaba protegerse de la cólera de los dioses, pero envió más regalos a Cortés, junto con una invitación para que visitara nuestra gran ciudad como su huésped. Estaba presente cuando Moctezuma se encontró con Cortés en una de las calzadas que llevaban a nuestra gran ciudad. Era evidente que los españoles jamas habían contemplado nada como Tenochtitlán. Miraban atónitos los mercados de brillantes colores y las pirámides que se elevaban en la isla artificial situada en el centro del gigantesco lago Texcoco. Algunos soldados españoles preguntaban si todo aquello era un sueño, deslumbrados por cosas que nunca habían visto, oído ni imaginado. Moctezuma llevó a Cortés a la parte superior de la Gran Pirámide, desde donde les mostró los distintos canales y barrios de la ciudad. Pero Cortés solo parecía estar interesado por los adornos de oro, apoderándose de los que encontraba. Ya estaba convencido de que aquél hombre no era Quetzalcóatl. Así habló Cuauhtémoc, guerrero jaguar de Tenochtitlán".

Curiosidad

  • Aunque Tabasco no sea atacado, siempre se retirarán del escenario.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.