FANDOM


Civilización Árbol Tecnológico Estrategia

Los Malíes es una civilización africana que se introdujo en la expansión Age of Empires II: The African Kingdoms. Históricamente, los malíes eran conocidos por su sociedad muy progresiva que pone mucho énfasis en la educación y fue uno de los mayores centros educativos en el mundo que provienen de muchos universitarios de China, Oriente Medio y Europa. Para resaltar este logro, la bonificación de equipo aumenta la velocidad de las investigaciones de la Universidad. Las culturas de África occidental fueron llevadas a cabo por las mujeres en gran estima que participaron en cada parte de la sociedad, incluso como militares. Esto se pone de manifiesto con su unidad única, el Gbeto, como la única unidad única que es una mujer guerrera. Además, los caballos juegan un papel importante en las culturas de África occidental durante siglos, pues los malíes son conocidos por su uso táctico en combate; mientras que la caballería de Mali no están tan bien equipadas que sus homólogos europeos. Su dirección eficaz y tácticas de asalto los convierte en una fuerza a tener en cuenta.

Características

Unidad única

Gbeto Icono-DE Gbeto Gbeto: Unidad de infantería frágil con un poderoso ataque a distancia

Tecnologías únicas

TecnoUnicaCastillos-DE Gran Asamblea: El Centro Urbano dispara flechas sin necesidad de que las unidades se guarezcan.
TecnoUnicaImperial-DE Farimba: Unidades de Caballería obtienen +5 de ataque.

Bonificaciones de civilización

Bonificación de equipo

  • Las tecnologías de la Universidad se desarrollan un 80% más rápido.

Cambios

The African Kingdoms

  • Inicialmente, la bonificación de ahorro de madera se aplicaba a las Granjas. Con el parche 4.8, ya no se aplica a las granjas.
  • Inicialmente podían desarrollar Alabardero. Con el parche 4.8, fue eliminado de su árbol tecnológico.
  • Inicialmente podían desarrollar Aspillera en Cruz. Con el parche 4.8, fue eliminado de su árbol tecnológico.
  • Inicialmente, las Gbeto de Élite tenían 14 de ataque. Con el parche 4.8, se redujo a 13.
  • Inicialmente, los Condottieri no se veían afectados por la bonificación de civilización de la armadura. Con el parche 4.8, ese error fue arreglado y la bonificación de armadura anti-proyectil se aplica correctamente a los Condottieri.
  • Pozo Minero Aurífero gratis.

Rise of the Rajas

  • Con el parche 5.7, Pozo Minero Aurífero ya no es gratis.

Definitive Edition

Diálogos

En el juego, las unidades malíes hablan maninka del este, que pertenece a la rama Mande de la familia de idiomas de Niger-Congo. Era el lenguaje administrativo del Imperio Malí.

Aldeano

  • Iwɔ - Sí
  • I ni cie - Hola
  • Nlabaqn naa - Estoy listo
  • Ci kan? - ¿Órdenes?
  • Nga famou - Entendido
  • Ayiwa - Voy
  • Sayi sayi - Inmediatamente
  • Nbe o ke la sayi sayi - Lo haré inmediatamente (sólo aldeana)
  • Nbq jan laa - Mino
  • Nbq a dalan - Reparo
  • Nbq ka jɔ̌ - Construyo
  • Nbq l\g\d\ ti laa - Corto madera
  • Nbq t\m\n\ la - Recolecto (desde una granja)
  • Nbq ak\ kan le - Recolecto (desde arbusto)
  • Djqkq m\la - Pesco
  • Nbq dounsou ya la - Cazo

Militar

  • Iwɔ - Sí
  • Nbi la mar\ lou - A su servicio
  • Ci kan? - ¿Órdenes?
  • Nga famou - Entendido
  • Ayiwa - Voy
  • Iwɔ faama! - ¡Sí, señor!
  • Keloo kee! - ¡Atacad!
  • An be ta keloo kee! - ¡Lucharemos!
  • An ga keloo kee! - ¡Ataquemos!

Monje

  • Iwɔ - Sí
  • Ci kan ? - ¿Órdenes?
  • Nbi la mar\ l\ - A su servicio
  • Mariga Allah - En el nombre de Dios
  • Nbq kaga le - Voy
  • Kousobee - Correcto
  • Nbe o ke la sayi sayi - Lo haré inmediatamente

Rey

  • Taga fee - Aquí estás
  • I bo mou no fee? - ¿Qué es lo que quiere?
  • Mouna i ba lafasa? - ¿Por qué me molesta?
  • Yaftuli kɛ - Informando
  • I bala mi fa nlo kɛla - Haré lo que pide
  • Nga kissi li - Por mi gracia
  • Ni i kote - Como se me ha requerido
  • Nyala ke - Lo haré

Historia

Muchas ciudades-estado y reinos emergieron en el oeste africano durante la Edad Media como resultado del activo comercio transahariano de sal y oro. Un período de constantes pujas por controlar el tráfico de estas mercancías coincidió con el ascenso y la caída de grandes imperios que lograron conquistar y consolidar en un estado común a los pequeños reinos circundantes. Los primeros de la región en monopolizar el comercio del oro y ejercer control sobre un amplio territorio fueron los soninké, entre los siglos IV y XI. En su momento de mayor extensión, el imperio de Ghana llegó a ocupar lo que en hoy en día corresponde al oeste de Mali y al sudeste de Mauritania. Sin embargo, para fines del siglo XI, el imperio bereber almorávide había asumido el control del comercio del oro. Aún se discute si lo consiguieron tras una invasión liderada por el emir Abu-Bakr Ibn-Umar o no. En cualquier caso, la pérdida de aquella fuente de recursos tan valiosa, combinado con el constante sobrepastoreo y las sucesivas sequías en la región, condujeron al imperio de Ghana a una inminente desintegración. Fue así que el pueblo sosso, anteriormente vasallo de Ghana, conquistó su capital, Kumbi Saleh en 1203. Los sosso continuaron con sus campañas militares a lo largo de las siguientes décadas. Según la tradición oral, el rey Sumanguru Kanté conquistó varias pequeñas jefaturas (poblados patriarcales sin una estructura política ni militar bien definida) mandinka. No obstante, un príncipe exiliado, Sundiata, unificó los reinos dispersos e incitó a la rebelión, derrotando eventualmente al ejército de los sosso en la batalla de Kirina en el año 1235. Cinco años más tarde, Sundiata incorporó Ghana, y con ella a sus valiosas minas de oro y rutas comerciales, marcando la fundación del imperio de Mali. Las posteriores invasiones lideradas por los mansas (reyes) consiguieron empujar las fronteras del imperio hasta Gao hacia el este y el Océano Atlántico hacia el oeste. La conquista territorial fue especialmente significativa bajo el mando del mansa Sakura (del 1285 al 1300), quien había sido un esclavo liberado. Para defender y conservar el control de sus amplios dominios, el imperio de Mali mantenía ininterrumpidamente activo un ejército de 100 mil unidades, mayormente infantería. El gobierno imperial exigía a cada una de sus tribus enviar en servicio cierto número de hombres libres, armados por medios propios. Recién a partir del siglo XIV, al verse el imperio apremiado por amenazas cada vez mayores, los mansas comenzaron a recurrir a los esclavos para cubrir posiciones de combate. El imperio de Mali alcanzó su máximo esplendor bajo el reinado del mansa Musa (del 1312 al 1337). Éste probablemente fue y es hoy el más conocido gobernante mandinka gracias a su notable peregrinaje hacia La Meca: atraía la atención de todos por donde pasara al llevar en su procesión unos 15 mil kilos de oro con un séquito de 500 esclavos y 100 camellos, y realizando actos de gran ostentación y generosidad en su camino. Al retornar, ordenó la construcción de dos madrazas (universidades o facultades) en Tombuctú: las famosas mezquitas de Sankore y Djinguereber. Durante dos siglos, estos fueron importantes centros de aprendizaje donde se podían encontrar libros y estudiosos provenientes de todas partes del mundo. Aunque al principio las distintas tribus mandinka seguían sus propios cultos animistas, poco a poco el islam fue ganando terreno debido a la participación musulmana en el comercio transahariano. Para el siglo XIV, los mansas se habían convertido al islam, pero nunca obligaron a sus súbditos a hacerlo. Por tanto, el imperio de Mali supo dar refugio a muchas religiones, con las que se mezclaban los más variados rituales y tradiciones locales. A partir del tardío siglo XIV, el poder de los mandinkas comenzó a declinar. Entre las causas internas, la dinastía gobernante sufrió la mella de especulaciones y miembros poco competentes; mientras que el estado se veía bajo la constate amenaza externa de incursiones y rebeliones. Factores como las invasiones bereberes y el surgimiento del imperio songhai (que existió del 1464 al 1591), culminaron en la pérdida de las tierras del norte y el este, incluyendo la propia Tombuctú, y del control de las rutas de comercio subsaharianas. En respuesta a aquello, los gobernantes de Mali enfocaron su atención y esfuerzos en las provincias del sudoeste, donde los exploradores portugueses habían llegado en el año 1455. Sin embargo, la suerte estaba echada y para el 1600, el imperio de Mali terminó por desintegrarse en varias jefaturas, como las había antes de su creación.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.