FANDOM


El Enemigo de mi Enemigo es el segundo escenario de la campaña de El Cid en Age of Empires II: The Conquerors. Se basa en la Batalla de Cabra y en varias conquistas de Alfonso en la España musulmana.

"¿Qué cómo sé tanto acerca del Mio Cid, Rodrigo Díaz? Soy Jimena de Asturias, la dueña de este castillo. En el año 1075, Rodrigo y yo nos casamos en Castilla. Aquellos fueron los dias mas felices de mi vida; al menos cuando no enviaban a mi esposo a luchar contra los moros. En Oriente, en Tierra Santa, solo hablan de una expansión musulmana, la de los turcos selyúcidas. Pero aquí en España nos referimos a otra: la de los moros. Habían gobernado el sur de España durante tanto tiempo que a menudo cristianos y musulmanes vivían como vecinos, sin animosidad. Así sucedía en la ciudad de Toledo, que se encontraba en tierra mora pero que estaba gobernada también por cristianos. Un asesinato político había asumido a la ciudad de Toledo en una guerra civil. Viendo una posibilidad de expandir su imperio, el rey Alfonso atacó Toledo con la excusa de restaurar el orden. Dió al Cid el mando del ejército, aunque una vez mas cabe preguntarse si lo que deseaba no sería ponerle en peligro".

Instrucciones

Condiciones de partida

Objetivos

  • El Cid debe sobrevivir.
  • Encuentra la manera de detener la rebelión en Toledo.
    • El Cid debe encontrarse con el Imán, que le indicará como acabar con la rebelión en Toledo.
    • Recupera las 4 Reliquias en manos de los jefes rebeldes y devuélvelas al Imán.

Pistas

  • Puesto que no puedes construir Trebuchets, los arietes guarecidos son posiblemente tu mejor arma de asedio.
  • Pide consejo al santón musulmán que vive en el lago.
  • El Cid no puede avanzar a la Edad Imperial.

Jugadores

Aliados

Enemigos

Estrategia

El jugador comienza el juego con varios soldados y aldeanos ya mencionados junto con El Cid. No hay preocupaciones en consumir demasiados recursos en dificultad estándar, ya que la principal fuerza enemiga son en su mayoría los Caballeros (de los rebeldes españoles) y Camellos (para los moros). Sin embargo, si el jugador intenta proteger a las unidades, los arqueros son los objetivos prioritarios, ya que generalmente son atacados por unidades de caballería enemigas.

Empezamos por construir un Centro Urbano cerca de la ubicación inicial. Pese a encontrarnos en pleno desierto, allí habrá todos los recursos necesarios para superar la etapa: alimento en ovejas al este, una mina de oro al oeste, madera en los alrededores y un Mercado de Mutamid para comerciar. Entretanto, envia al Cid al noreste, hasta dar con un lago. Un barco de transporte que allí encontraremos nos llevará a un islote en donde hallaremos al Imán, un religioso musulmán que asegura que puede calmar la rebelión en Toledo, contando con las cuatro reliquias que se encuentran en la ciudad. Ese será el gran objetivo de la etapa. Sin embargo, no se recomienda llevar las reliquias de a uno ya que esto puede provocar una venganza musulmán al llegar 3 galeras de guerra.

Requeriremos de piedra para construir un Castillo. Podemos conseguir este recurso en una cantera al sur (revelada por Mutamid) o comerciando en el mercado (mucho más rápido y sencillo). Con la construcción de este edificio concluida, empezaremos la creación de Conquistadores. Mientras formamos nuestras tropas, seleccionamos a los jinetes y espadachines, los enviaremos (por el centro del mapa) a través del camino que indica "entrada sur a Toledo" y destruiremos las cuatro torres de vigilancia enemigas que lo protegen. Finalizada la creación de conquistadores, los adentramos en la ciudad de Toledo por medio del camino previamente liberado y eliminaremos a toda unidad que allí encontremos. Sumamos a ellos aldeanos para que construyan un Taller de maquinaria de asedio dentro de la ciudad y crearemos desde allí arietes para que destruyan los edificios militares enemigos.

Con el terreno asegurado es solo cuestión de avanzar. La primera reliquia la encontraremos en manos de un Monje enemigo, encerrado en una empalizada. Las reliquias 2 y 3 están dentro de los Monasterios enemigos, en el corazón mismo de Toledo (hay que destruirlos para apropiarnos de las mismas). La última reliquia se encuentra en la esquina inferior del mapa. Está protegida por un castillo, así que enviaremos arietes para derrumbarlo. Finalmente, transportaremos los cuatro monjes con reliquia a la isla del Imán y las depositaremos a las mismas dentro de su monasterio para ganar el escenario.

"Una vez más, El Cid salió victorioso y entregó la ciudad al rey Alfonso. Moros y cristianos juntos, gritaban su nombre desde las murallas de la ciudad, llamándole "El Cid Campeador", es decir, "Mi señor, el conquistador". Tras casi cuatrocientos años de dominio moro, la ciudad de Toledo tenía por fin un rey cristiano. Pero Alfonso no estaba satisfecho. Acusó al Cid de buscar la gloria personal a expensas de la corona. Cuando oía a los campesinos gritar el nombre del Cid en lugar del suyo se enfadaba aún mas. Supe entonces que nuestra pacífica existencia en Castilla estaba a punto de terminar".

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.