El Emperador Durmiente es el sexto y último escenario de la campaña de Barbarroja en Age of Empires II: The Age of Kings. Para ganar, el ejército de Barbarroja debe llevar el cuerpo del difunto emperador Barbarroja (conservado en un barril de salmuera) a la Cúpula de la Roca en Jerusalén.

"Los soldados de Barbarroja estaban destrozados. Algunos caballeros se suicidaron. Otros se convirtieron y se unieron a los sarracenos, convencidos de que el mismo Dios les había abandonado. De todas maneras quedaba un puñado de guerreros que todavía no quería subir a un barco para regresar a Europa. El cuerpo del poderoso Barbarroja fue sacado del río y guardado en vinagre en un barril. El ejército del Sacro Imperio Romano no se uniría a la Cruzada. Pero todavía tenían la oportunidad de obtener una pequeña victoria. Los guerreros supervivientes hicieron el voto de llevar el cuerpo de Barbarroja a Jerusalén. ¡Aunque muerto, el Emperador cumpliría su promesa!"

Instrucciones

Condiciones de partida

Objetivos

Pistas

  • Utiliza tu tiempo para planear un ataque eficiente. Coloca tus piqueros alrededor de los elefantes y tus jinetes cerca de las armas de asedio.
  • Puedes atravesar las puertas de los Sarracenos y los Persas si eres su aliado.
  • Invierte mucho en las armas de asedio, particularmente en Arietes cubiertos
  • Convierte elefantes persas para ganar unidades de asalto valiosas.

Estrategia

Solo tienes 10 minutos para que Damasco y Saladino se conviertan en tus enemigos, por lo que no debes construir tu poblado cerca de ellos. Además, es imposible llegar a Jerusalén sin destruir ninguna de las murallas de Damasco o Saladino, por lo que no puedes llevar al emperador a la Cúpula de la Roca durante los primeros 10 minutos.

Debes destruir los muros y pasar por el campamento de Saladino para llegar a Jerusalén, que no crean más unidades que los monjes, y todas las torres deben ser destruidas para que no se obstaculize el camino de la carreta que lleva al emperador. Pierdes si la Cúpula de la Roca es destruida (Similar a Saladino), o si el carro comercial muere (Similar a Juana de Arco). Puesto que Damasco tiene en su poder Elefantes de guerra y Lanzapiedras, puede ser una buena idea de convertir estos para proteger y reponer a tus soldados. También sirve para romper las murallas que dificultan el paso hacia Jerusalén.

Hay en realidad 2 ciudades sarracenas, una en el este y una en el sur al norte de Jerusalén, la última de las cuales está completamente amurallada. Sería una buena idea destruir la ciudad oriental de Saladino (junto con la ciudad persa, si es posible) antes de romper las murallas de la ciudad central de los Sarracenos.

Una vez hecho este trabajo, ya tienes acceso libre hasta la ciudad de Jerusalén. Es recomendable construir un Castillo, cerca de sus murallas para repeler a los Monjes enemigos. Con tus Lanzapiedras convertidos, destruye sus puertas y ábrete paso con tus soldados protegiendo la carreta hasta la Cúpula de la Roca, esquivando las torres que defienden la ciudad. Una vez llegado a la Cúpula, la misión se gana.

"Todo gran rey tiene su leyenda, desde Arturo hasta Barbarroja, que afirma que regresará algún día cuando su pueblo lo necesite. Los mitos y leyendas sobre el emperador dormido se han trasmitido en las historias populares alemanes. El Sacro Imperio Romano no perduró. Volvió a deshacerse en retazos de pequeñas naciones. Algunos dirán que el reinado de Barbarroja fue un fracaso. Pero no hay mejor testamento de este hombre que el hecho que su voluntad fuera suficiente para mantener el Imperio unificado. ¿Y qué pasó con Enrique el León? Tras la muerte de Barbarroja no había nada que le impidiera volver al Sacro Imperio Romano. Pero ahora soy sólo un viejo. ¿Qué daño podría hacer?"

Curiosidades

  • Hay un hueco cerca de las murallas de Damasco en donde el jugador puede pasar fácilmente hacia el otro lado (siempre y cuando derribes parte de los muros).
  • En la vida real, el intento de conservar el cuerpo de Barbarroja en un barril de vinagre fue un fracaso y, en cambio, fue enterrada en la Iglesia de San Pedro en Antioquía, sus huesos en la catedral de Tiro y su corazón y órganos internos en Tarso.
  • Barbarroja y Ricardo II eran enemigos políticos en la vida real, ya que Enrique el León era el cuñado de Ricardo (casado con su hermana Matilda). El padre de Ricardo, el rey Enrique II, también dio asilo a Enrique el León en su corte en Inglaterra cuando fue expulsado de Alemania por Barbarroja.
  • Si Jerusalén es el último enemigo que queda con vida y la Cúpula de la Roca es el último edificio que queda en pie, ocurre un bug en el cual el jugador puede destruirlo y aún así no ser derrotado, y puede entregar a Barbarroja a donde solía estar la Cúpula y ganar el escenario.
  • Aunque Ricardo posiblemente puede (y es más probable) ser asesinado en este escenario, de hecho, no murió durante las Cruzadas a manos de los sarracenos.
  • Los desarrolladores muestran consistencia en su trabajo con la ubicación del pueblo de Saladino al sur. En el cuarto escenario de la campaña de Saladino, este es el mismo lugar donde el jugador comienza el escenario, que se encuentra al noreste de Jerusalén.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.