El Aliento del Dragón es el tercer escenario de la campaña de Drácula en Age of Empires II: The Forgotten. En este escenario, Drácula debe controlar la ciudad de Giurgiu frente a los otomanos. El jugador esta siendo representado por la civilización de los Eslavos.

"'El castigo para cualquier crimen y acción deshonesta era la muerte; para ser más específico: se empalaba a todo culpable, pues Drácula veía la necesidad de hacer un escarmiento con los delincuentes, tal como había hecho con Vladislav II y el clan Danesti. Bajo el férreo gobierno de Drácula, se reabrió el comercio con otras ciudades, se desarrolló la economía, y Valaquia quedo completamente fuera de fechorías. Vlad se enorgullecía de lo que había logrado en tan poco tiempo, y como prueba de la obediencia de su pueblo, dejó al alcance de todos una copa de oro puro en la plaza central de Targoviste. Mientras duró su reinado, nadie jamás tocó siquiera la copa. Aún no conforme, Drácula se enfurecía al ver a vagabundos y pordioseros mendigando, así que invito a todos ellos, junto con otros pobres y enfermos a una gran fiesta, ¡y a continuación incendió la mansión en la cual los había dejado encerrados!'. Me espeluznó bastante escuchar eso. Tras superar mi conmoción, dije: 'El miedo a morir, a veces lentamente, clavado en una estaca, era suficiente como para prevenir que se cometa hasta la más mínima falta; eso es claro, ¿pero cómo logró Drácula reimpulsar una casi inexistente economía mientras se libraba del posible complot de los boyardos?'. Sin interrumpir su sonrisa, siguió: 'Vlad estaba a punto de completar la reorganización de su reino, pero aún debía hacer frente al problema que planteaban los boyardos. Los invitó a todos a un gran festín, y le preguntó a cada uno cuántos voivodas habían visto durante su vida; ninguno de ellos declaró haber visto menos de siete reinos, ¡e incluso algunos respondieron que hasta treinta! Esto lo enfureció y arrestó inmediatamente a todos los boyardos, trayéndolos a la fuerza hasta aquí, ¡a las entonces ruinas del castillo de Poenari!. Los obligó a trabajar sin descanso durante meses reconstruyendo el castillo, ¡literalmente hasta que sus ropas fueron más agujero que tela! Al fin, el castillo de Poenari quedó completamente reconstruido, ¡y Drácula lo celebró empalando a los boyardos que habían sobrevivido al calvario! Los traicioneros y confabuladores boyardos habían sido de una vez por todas erradicados, y su intención ahora era instalar una aristocracia afín. Tanto caballeros de fama como miembros del pueblerío común fueron nombrados señores, y las tierras que recibieron se medían en base a su lealtad para con Drácula. Sumando ese sentimiento inherente de obediencia, al miedo a la estaca, ninguno dio muestra del más mínimo deseo de rebelión. Habiendo ya recuperado su poder, el Dragón estaba listo para lanzar un fuego que envolvería a sus enemigos, los turcos. Percibió señales de sus movimientos y se anticipó saliéndoles al cruce con sus propias tropas. La primera batalla, gloriosa por cierto, sería librada sobre un paso montañoso al noroeste de la fortaleza de Giurgiu...'"

Instrucciones

Condiciones de partida

  • Edad inicial: Edad Feudal.jpg Edad Feudal
  • Recursos iniciales: Ninguno
  • Límite de población: 200
  • Unidades iniciales:

Objetivos principales

  • Drácula debe sobrevivir.
    • Vence al ejército turco.
    • Conquista Giurgiu capturando su Castillo.
  • El castillo de Giurgiu debe mantenerse en pie.

Objetivos secundarios

  • Haz bajar el estandarte del regimiento de Jenízaros para forzarlos a salir de su castillo.
  • Destruye todos los campamentos madereros de Orsova para frenar la producción naval del enemigo.
  • Destruye todos los campamentos mineros de Racova para impedir que el enemigo siga reclutando jenízaros.
  • Destruye todos los Molinos de Novoselo para debilitar a tus enemigos.
  • Destruye todos los campamentos mineros de Obluciza para impedir que el enemigo se abastezca de piedra.

Pistas

  • Las tácticas serán el factor clave durante la batalla. Escucha los consejos de tus soldados e intenta tomar por sorpresa al enemigo. Si alguno de tus hombres se encuentra en el camino cuando el ejército otomano llegue, perderás la oportunidad de emboscarlos.
  • Algunos guardias de Giurgiu estarán vigilando intensamente en búsqueda de actividades sospechosas. Presta atención a los avisos de tus hombres, y si te cruzas con alguien que parece reconocerte, ¡aléjate de inmediato!
  • El castillo es defendido férreamente por los jenízaros. Tendrás que intentar despistarlos, pero no pasará mucho tiempo hasta que descubran tus intenciones, así que debes guarecer tus tropas en el castillo tan pronto como aquellos se alejen de él.
  • La fortaleza turca de Silistra es abastecida por cuatro aldeas. Si consigues destruirlas, lograrás anular toda capacidad combativa de Silistra.
  • Tres de tus enemigos se encuentran ubicados a lo largo del Danubio, por lo que resultará indispensable controlar el río.
  • Vlad Drácula puede avanzar a la Edad Imperial.

Jugadores

Aliado

Enemigos

Enemigos a aliados

Estrategia

Vlad Drácula está liderando a su ejército en el camino al noroeste del mapa, discutiendo su plan de asalto al ejército otomano. Los artilleros sugieren emboscarlos en el bosque, en el lado este del camino, para que los enemigos no sepan que los atacan, mientras que los Húsares sugieren emboscar en el lado oeste del camino y prepararse para atacar desde la retaguardia. El ejército otomano llegaría en 90 segundos, y si el jugador tiene alguna unidad parada en medio del camino, la emboscada fallaría y la gravedad del incidente sería mayor. El ejército otomano tendrá dos cañones de asedio que vendrán en último lugar, aunque fáciles de derribar, son una gran amenaza para los oponentes que están muy juntos. El jugador colocará todas las unidades a distancia en el este, mientras que todas las unidades cuerpo a cuerpo en el oeste.

Luego de una sangrienta lucha contra el ejército otomano, Drácula está listo para capturar Giurgiu, controlada por los otomanos en el centro del mapa. El jugador tendrá que viajar al sureste a lo largo del camino y ve una Carreta de Mercancías que el jugador debe perseguir y atrapar. Drácula se disfrazará de comerciante (técnicamente un Rey), acompañado de dos Piqueros y dos artilleros dentro de la misma carreta. El jugador traerá a Drácula y al carro de comercio a Giurgiu. El resto del ejército de Drácula se quedaría atrás, esperando la señal del mismo.

Al entrar en Giurgiu, el carro de comercio se eliminará y los cuatro soldados saldrán. Drácula logra entrar, con su habilidad para hablar turco. Mientras que el objetivo del jugador es capturar el Castillo, en principio se debe capturar las torres haciendo guarecer cualquiera de las cinco unidades en cada torre. Sin embargo, el jugador debe tratar de no tener a los cuatro soldados juntos, como si entraran en la esquina a la derecha del centro urbano y allí haya algún soldado otomano, ya que podrían levantar sospechas de la guardia otomana. Si el mismo Drácula se acerca al puente roto donde hay un Caballero otomano, este también sospechará, ya que el "comerciante" le parece familiar. Si alguna de las unidades del jugador intenta acercarse al castillo mientras el jenízaro está allí, este lo detendría y se le ordenaría regresar. Cada vez que el jugador sospeche de cualquier guardia otomano, la unidad debe abandonar la vista tan pronto como sea posible o después de 15 segundos los otomanos se alarmarán y comenzarán a luchar contra el jugador. Aunque técnicamente es opcional, es aconsejable que el jugador capture la torre en medio del río, en el lado este del puente roto, para derribar el estandarte de los jenízaros y distraerlos, por lo que sería mucho más fácil capturar el castillo.

A medida que el jugador captura el castillo, se enviará una señal al ejército de Drácula y se apresurarán a Giurgiu, alarmando a los otomanos que comienzan a luchar. Por lo tanto, el jugador debe derrotar a los guardias otomanos para capturar todo Giurgiu. El jugador debe destruir primero a los dos Arietes , ya que son una gran amenaza para el castillo y las torres, y el jugador debe mantener el castillo en pie hasta el final del juego.

Una vez que Giurgiu sea capturado, el jugador se preparará para conquistar los cinco pueblos otomanos restantes: Silistra, Orsova, Racova, Novoselo y Obluciza. Silistra es la fuerza principal de la ciudad, pero depende de las otras cuatro ciudades para obtener recursos. Por lo tanto, el jugador debe conquistar las cuatro ciudades más pequeñas para sabotear los suministros del enemigo. Al conquistar cualquiera de los cuatro pueblos de suministros, suplicaran la paz con el jugador y pagarían una muestra de tributos. Orsova está suministrando madera para Silistra, Racova suministra oro, Novoselo suministra alimentos y Obluciza suministra piedra. El jugador debe derribar a Obluciza y Racova lo antes posible, para explotar su abundancia de minas de Piedra y minas de Oro. Al finalizar el saqueo a las cuatro aldeas, el jugador ya puede conquistar la ciudad de Silistra, recientemente debilitada, destruyendo su castillo y su maravilla para ganar el escenario.

"Quienquiera que fuera nuestro anfitrión, una cosa estaba clara: no era un individuo común y corriente; y disponía de un sorprendente arsenal de conocimiento y sabiduría. Me pregunté si él había combatido en alguna de las antiguas guerras. Se levantó y salió de la sala; al regresar, trajo consigo un voluminoso libro. Lo abrió y comenzó a leerlo mudamente; no se cuál era su título pues no pude comprender el idioma, pero alcancé a leer que decía 'Petrarca' sobre su lomo. Esperé unos instantes antes de robar su atención: 'Sabes mucho sobre las luchas por el poder a las que Drácula tuvo que hacer frente, ¿participaste en alguna de ellas?'. Como de costumbre, respondió con una sonrisa, pero además afirmando con la cabeza. '¿En qué otros lugares combatiste?', pregunté. Ante su silencio, proseguí: 'Se libraron tantas batallas durante aquellas épocas, que se da por sentado que prácticamente hasta el último hombre en el reino formó parte de alguna campaña u otra. ¡La paz que se respira por estos días es algo verdaderamente milagroso!'. Al oír la palabra 'paz', nuestro anfitrión giró su cuello repentinamente, quedando sus ojos alineados con los míos, y sobre ellos clavó una mirada intensa, como analizando mi condición. 'En Giurgiu, Silistra, Novoselo y Dridopoyrom... entre tantos otros', aclaró, mostrando las cicatrices en sus brazos. 'Nuestros asaltos eran más rápidos e inesquivables que rayos en una tormenta eléctrica. Lo curioso es que hayas mencionado la paz; sí, hoy la situación es mucho más pacífica por estas regiones, pero nunca he tenido paz aquí', dijo señalándose la cabeza, ante mi confundido rostro aún intentando descifrar el significado de la palabra 'eléctrica'. Concluyó: 'No ha pasado un sólo día en que mi mente no se vea forzada a revivir todo lo sucedido.'"

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.