El Cañón Real es una unidad de artillería de largo alcance cuyos proyectiles tienen un amplio radio de acción. Es un arma lenta, como otros cañones, y vulnerable una vez que las unidades enemigas logran acercarse lo suficiente. El cañón real sólo está disponible en la fábrica y en la metrópoli. A diferencia de otras unidades militares, no es posible crearlo convencionalmente. Los británicos y los otomanos no pueden utilizar el cañón real pero, a cambio, cuentan con unidades de artillería exclusivas.

Historia

Los problemas logísticos relacionados con el transporte, el mantenimiento, la colocación y el disparo de las unidades de artillería exigían dotaciones con gran formación y disciplina lideradas por oficiales capaces. Además de sus hombres y de sus unidades, el oficial de artillería era responsable de los caballos empleados para el transporte de las unidades, algunas de las cuales requerían hasta seis caballos. Los problemas que acarreaba la colocación de los cientos de unidades de artillería que podían llegar a emplearse en una batalla eran monumentales. El término "cañón real" es relativo; en general, se consideraban cañones reales los que contaban con emplazamientos permanentes y se destinaban a la defensa de fuertes y lugares estratégicos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.