Age of Empires Wiki
Advertisement
Info icono.png
Este artículo trata sobre la civilización de Age of Empires II. Para la de Age of Empires III, véase Británicos.


Civilización Árbol Tecnológico Estrategia


La banda sonora de los Britanos en la Definitive Edition

Los Britanos (llamados Ingleses antes de la Definitive Edition) son una civilización que aparece en Age of Empires II: The Age of Kings. Se trata de una civilización del Oeste de Europa, que representa a los británicos durante la Edad Media. No carecen de muchas unidades cruciales, por lo tanto, pueden emplear la mayoría de las tácticas militares, pero no son la mejor civilización cuando se trata de asediar o cuando se trata de una batalla naval. Su fuerza reside en sus excelentes arqueros.

Características

Unidad única

Arquero Tiro Largo Icono-DE.png Arquero de tiro largo: Arquero a pie con largo alcance.

Tecnologías únicas

TecnoUnicaCastillos-DE.png Voluntarios de Caballería: Los arqueros a pie tienen +1 de alcance y las Torres +2 de ataque.
TecnoUnicaImperial-DE.png Warwolf: Los Lanzapiedras obtienen daño en área y +100% de puntería contra unidades.

Bonificaciones de civilización

Bonificación de equipo

Cambios

The Age of Kings

The Conquerors

The Forgotten

  • Galeón artillado añadido al árbol tecnológico.
  • Escorpión pesado añadido al árbol tecnológico.
  • Voluntarios de Caballería trasladado a la Edad de los Castillos.
  • Warwolf introducido y cuesta 500 madera, 250 oro.
  • El Arquero de tiro largo ahora se crean en 18 segundos.

The African Kingdoms

  • Con el parche 4.8, Voluntarios de Caballería afecta a la segunda flecha de las torres.

Definitive Edition

  • La civilización ahora se llama Britanos.
  • Warwolf ahora cuesta 800 madera, 400 oro.

Dialogos

El idioma hablado por las unidades britanas es una mezcla del inglés antiguo tardío e inglés medio. El Monje y el Rey hablan latín como los Bizantinos y los Italianos.

  • Yea? – ¡Sí?
  • Eos – Sí
  • Mandatum? – Órdenes (del Latín)
  • Ready - Listo
  • Greetin - Saludos
  • Correctus – Correcto (del Latín)
  • Ic wille – Lo haré
  • Chopper - Leñador
  • Gatherer - Recolector
  • Hunter - Cazador
  • Fisk – Pescar
  • Firm – Cultivar
  • Dic – Cavar
  • Builden - Constructor
  • Estorer – Restaurador
  • Fight! - ¡Luchad!
  • Battal! – ¡Batallad!
  • Yis – Sí

Historia

Tras la Retirada de las legiones romanas a la Galia (actualmente Francia) en torno al año 400, las Islas Británicas cayeron en un periodo de oscuridad que duro varios siglos y del que apenas quedan crónicas escritas. La cultura Británico-romana que había existido durante 400 años bajo el dominio del imperio, desapareció a causa de las incesantes migraciones e invasiones bárbaras. Los Celtas vinieron de Irlanda (el pueblo de los scotti dio su nombre a la parte norte de la principal isla, que se llamó Escocia). Los Sajones y Anglos llegaron desde Alemania, los frisos de la actual Holanda y los jutos de la actual Dinamarca.

Hacia el año 600, los anglos y los sajones controlaba la mayor parte de la actual Inglaterra. Hacia el 800, tan solo las actuales provincias de Gales, Escocia y el oeste de Cornwall pertenecían en manos de los celtas.

Los nuevos habitantes fueron llamados anglosajones (palabra que proviene de la fusión de dos pueblos: los anglos y los sajones). Los anglos dieron su nombre a la nueva cultura (Inglaterra viene de tierra de anglos), y la lengua germánica que trajeron consigo reemplazo al idioma celta nativo y al latín importado con la conquista romana.

A pesar de posteriores invasiones, y de incluso una conquista militar en fechas más tardías, la parte este y sur de la mayor isla británica se ha llamado desde entonces Inglaterra (y su pueblo e idioma, ingles)

En el 865, se rompió la relativa paz inglesa con una nueva invasión. Vikingos daneses que habían estado haciendo incursiones en Francia y Alemania formaron un gran ejército y dirigieron su atención hacia Inglaterra. En un plazo de diez años, la mayoría de los reinos anglosajones cayeron o se rindieron. Solo los Sajones del oeste (actualmente Wessex) resistieron al mando de Alfredo, único rey Ingles, que sería llamado “El Grande”

Durante casi 200 años, Inglaterra quedo dividida entre los vikingos, los sajones occidentales y un puñado de reinos ingleses. La mitad vikinga fue llamada Danelaw (que significa “bajo la ley danesa”). Los vikingos recaudaban un elevado impuesto, como el Danegeld (“el oro de los daneses”), a cambio de la paz. Se convirtieron al cristianismo y fueron asentados gradualmente. Con el tiempo los ingleses se volvieron contra los daneses y, en el 954, fue asesinado el último rey vikingo de York. Por primera vez, Inglaterra se unió bajo un rey ingles de Wessex.

En el año 1066, el Witan (“consejero del rey”) ofreció la corona a Harold, hijo del Conde de Wessex. Había otros dos pretendientes al trono: Harold Hardrada (que significa “el duro gobernante), rey de Noruega y el duque Guillermo de Normandía. El noruego desembarco primero, cerca de York, pero Harold lo venció en la batalla de Stamford Bridge. Rápidamente y tras su victoria, Harold forzó la marcha de su ejército en dirección sur para encontrarse con Guillermo en Hastings.

La batalla oscilo a favor de uno y otro bando durante todo el día hasta que, al atardecer, una flecha hirió de muerte a Harold en los ojos. Durante los dos años que siguieron, Guillermo llamado” el conquistador”, consolido la conquista de Inglaterra.

Durante el resto de la Edad Media, los sucesores de Guillermo se agotaron a sí mismos y al propio país con una serie de enfrentamientos y guerras encaminadas a expandir o defender sus posesiones en Francia: la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra constituyo un conflicto interminable que se extendió desde 1337 hasta 1453. La aspiración de un rey Ingles al trono de Francia, debido a enlaces matrimoniales, fue el detonante del conflicto. Otras causas de esas guerras fueron la lucha por el control del lucrativo mercado de la lana y, entre otros antecedentes, el apoyo francés a la independencia de Escocia. En sus inicios, la guerra se caracterizó por una serie de inesperadas victorias de los ingleses, normalmente debidas a las pericias de los arqueros que, con sus armas de largo alcance, barrían las hordas de vistosas armaduras de la caballería francesa.

Sin embargo, los ingleses no pudieron alcanzar una victoria definitiva y los franceses lograron rehacerse. Inspirados por Juana de Arco, una joven campesina, los franceses contraatacaron triunfando con la toma de Burdeos en 1453. La única posesión que les quedo a los ingleses en el continente fue la de Calais (aunque no por mucho tiempo).

Advertisement